Cómo ponerse en forma en la oficina

Sabemos que el trabajo día a día nos consume y que ello nos lleva a que en ocasiones no lleguemos a calcular la cantidad de horas que pasamos sentados. Sin embargo, el poder ponerse en forma en la oficina es algo que todos podemos realizar con unos simples ejercicios con el fin de que se combata al máximo el sedentarismo.

Quizás puedas pensar que hacer ejercicio en la oficina no estará bien visto pero cuando veas que se tratan de ejercicios simples, de seguro cambiarás de opinión.

Una de las primeras cosas que debes de hacer es el hecho de cambiar la postura corporal. Tus ojos deben de estar al nivel del monitor, tu cabeza sin que se ladee y tus rodillas en un ángulo de 90 grados.

Estiramientos: Es lo mejor cuando trabajamos tanto tiempo sentados. Mueve el cuello de un lado al otro poco a poco. Haz lo mismo también con las muñecas y con los tobillos. Para poder estirar la espalda, lo mejor en estos casos es que puedas colocar las manos en la zona lumbar y así estirarse poco a poco. También puedes subir tus manos hacia arriba e ir girando el tronco hacia un lado y hacia el otro.

Abdominales: Para trabajar la zona abdominal baja lo podrás hacer sentado en tu puesto de trabajo. Con la espalda recta, deja caer tus brazos hacia un lado y levanta las piernas juntas hasta que queden en ángulo recto. Haz unas 10 repeticiones y que en todo momento la espalda esté recta.

Glúteos: Trabajar los glúteos de forma disimulada en la oficina es posible. Contrae los músculos en series de 10 repeticiones teniendo en todo momento la espalda recta, mucho mejor si está apoyada contra el respaldo de la silla.

Piernas: Para trabajar la zona de las piernas, estando sentado, levanta las mismas como punto de apoyo en los dedos del pie y mantente en esta postura durante unos segundos y repite al menos 10 veces.

Como puedes ver ponerse en forma en la oficina es mucho más fácil de lo que creías.